FSC-CCOO Sector Administración General del Estado | 12 julio 2024.

Asistencia e información presencial y telefónica SÍ, pero ¡NO ASÍ!

  • #CCOOEsencialEnLaAeat

La Agencia Tributaria con la manera de implantar el plan piloto sobre el Modelo Integral de Información y Asistencia demuestra que no le importa el Servicio Público ni sus Empleados.

22/02/2023. Seccion Estatal CCOO AEAT

Algunas personas piensan que por alcanzar un puesto directivo ya pueden campar a sus anchas, hacer y deshacer a su antojo, pero eso no es así en la Administración Pública. Una empresa privada puede permitirse el lujo de hacer las cosas sin ninguna planificación, estudio, ni seguimiento sobre las medidas que adopte, su plan de trabajo o sus políticas publicitarias (en materia laboral tampoco puede permitirse esas libertades), pero todos sabemos el final de esas veleidades, EL CIERRE. 

Pero esta circunstancia no puede ocurrir en lo Público, por lo que, desde el último miembro de la plantilla, hasta el directivo de más alto rango –LA DIRECTORA GENERAL- deben velar por el cumplimiento de los Planes anuales, de los Proyectos y Programas aprobados y de que los mismos se ejecuten bajo la más estricta legalidad, poniendo a su disposición todos los medios materiales y humanos precisos, hasta aquí todos estaremos de acuerdo, la otra opción es el cierre.

Desde la Ley de Derechos y Garantías de los Contribuyentes, se introdujo claramente en la normativa el derecho a ser informado y asistido por la Administración Tributaria en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias acerca del contenido y alcance de las mismas. Ese derecho se reforzó con la Ley General Tributaria en el año 2003 con el deber de la Administración Tributaria de prestar a los obligados tributarios la necesaria información y asistencia acerca de sus derechos y obligaciones.

En este sentido, todos los esfuerzos que se realicen desde las distintas Administraciones Tributarias son bienvenidas por CCOO que, como Primer Sindicato del país, tiene entre sus prioridades la defensa de los Servicios Públicos.

Así y dado que el componente 11 del famoso Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia establece la necesidad de tener una Administración orientada al ciudadano, una Administración adaptada al Siglo XXI, digital, eficiente y más accesible, por lo que se antoja imprescindible poner en marcha buenos planes de formación de su plantilla, para afrontar este reto.

Entendemos que se deben implementar cambios para alcanzar dichos objetivos, que por otra parte compartimos, pero de eso a seguir en manos de unos absolutos incompetentes media un abismo. 

No alcanzamos a entender como desde la Junta de Dirección de la AEAT se puede llegar al acuerdo de iniciar un proyecto de esta forma tan vergonzosa para quien lo plantea, léanse los responsables del Departamento de Gestión, de Informática, de Recaudación, de Aduanas individualmente o de todos ellos en conjunto, y sobre todo la Directora General, conocedora, copartícipe y principal responsable de este desastre.

Las prisas nunca han sido buenas compañeras, pero no vale poner de excusa las urgencias, esto estaba previsto y se debe a la desidia de quienes deberían haber iniciado los trabajos de planificación, coordinación y preparación desde hace mucho tiempo.

Estamos hablando de la Agencia Tributaria, la organización puntera de la Administración Pública, que implementa el plan piloto sobre el Modelo Integral de Información y Asistencia a los Contribuyentes sin dar información previa a los representantes de los empleados públicos cuando así viene recogido en la normativa vigente, pero lo que es realmente grave es el trato que se da a los “elegidos”, con situaciones muy variopintas que varían de unas Delegaciones a otras en función del Virrey de turno (hay compañeros que se enteran porque les han inscrito en un curso o en un foro para resolver las dudas, o porque ha recibido los correos con las autorizaciones, muchas veces sin información alguna de su jefe directo, etc). 

¡Una Agencia Tributaria moderna y eficiente!

Se ha “planificado” un proyecto, según parece que PILOTO de cara a 2024, pero que se ha dejado en manos de alguien que no sabe PILOTAR. Realmente lamentable la gestión de esta iniciativa, sin tener presente ni al Departamento de RRHH –según nos confirman-, ni a las organizaciones sindicales, ni a los trabajadores afectados. Simplemente, como si de una tertulia de bar a altas horas de la madrugada se tratara, alguien ha decidido que había que incluir un número, cuanto mayor mejor, de efectivos para iniciar de manera precipitada algo que sus jefes les habían encomendado y que se les había pasado.

Estamos seguros que no hay ni una sola persona en toda la AEAT que pudiera plantear esto de manera tan desastrosa, ninguna otra persona podría hacerlo TAN MAL.

Como es posible que se pretenda implantar este Plan, para intentar solucionar el fracaso de que han supuesto las ADI´s, tensando la situación inscribiendo a personas obligatoriamente sin tener la formación ya que han comprobado que no tienen suficientes voluntarios a pesar de que taimadamente pretenden comprar voluntades aprovechando las necesidades de sus subordinados (léase personas desplazadas, con familia, con necesidades de conciliación a los que ofrecen aquello que hasta ayer no estaba permitido para nadie, como por ejemplo 5 días de teletrabajo), en vez de sentarse a negociar unas condiciones lo suficientemente atractivas para conseguir cubrir unas necesidades, que por lo visto tampoco están definidas. 

¿Qué se pretende hacer? ¿Cómo se pretende hacer? ¿Cuántos efectivos son necesarios?

Aquí las pruebas con gaseosa y NO de cara al público, por lo menos.

Por este motivo, desde CCOO, llevamos planteando la necesidad de que los responsables de esta organización reciban desde el inicio de su relación con la Agencia, una adecuada formación en materia de Recursos Humanos, pues la AEAT tiene entre sus competencias la aplicación efectiva del sistema tributario estatal y aduanero entre otros, y para llevar a cabo este fin no es suficiente con un profundo conocimiento de Leyes Tributarias, es IMPRESCINDIBLE la dirección y gestión del talento de la plantilla y esta necesidad queda patente en el desatino cometido, una vez más, con la implantación de proyectos sin la oportuna preparación.

Es preciso que la Escuela de Hacienda Pública se integre en la AEAT para poder dirigir tanto los programas fiscales como los de gestión de RRHH, pero mientras tanto es necesario que desde las más altas instancias devuelvan el protagonismo y la dirección de estas materias al Departamento de RRHH, que si bien no está cumpliendo con nuestras expectativas, se le presupone una más alta y adecuada preparación, cuando menos alejadas de esas actitudes arcaicas de ciertos dirigentes que solo saben cumplir órdenes, para quedar bien con sus jefes, sin tener en cuenta ningún otro parámetro LEGAL.

CCOO reclamamos la paralización de este proyecto, para implantar una adecuada selección de personal, una sólida formación y unas condiciones laborales acordes a la nueva realidad para poder ofrecer a la ciudadanía un Servicio Público de primer nivel, como siempre ha ofrecido esta plantilla, y no la chapuza que pretenden implantar unos incapaces dirigentes.

NECESITAMOS PROFESIONALES PARA DIRIGIR ESTA ORGANIZACIÓN,

LA PLANTILLA LO NECESITA,

LA CIUDADANÍA LO EXIGE.

Documentación asociada
Documentación asociada