FSC-CCOO Sector Administración General del Estado | 24 julio 2024.

22 de Febrero. DÍA DE LA IGUALDAD SALARIAL

    A la diferencia entre las retribuciones salariales de los hombres y de las mujeres, expresada como un porcentaje del salario masculino, se la conoce como brecha salarial, según la OCDE. La Comisión Europea define la brecha salarial de género como “la diferencia relativa en el ingreso bruto promedio de mujeres y hombres dentro de la economía en su conjunto”.

    22/02/2023.
    Cuidados sin brecha

    Cuidados sin brecha

    Los datos visibilizan una realidad sangrante:

    En España existe una clara desigualdad entre la remuneración que reciben en promedio mujeres y hombres por un mismo trabajo asalariado. La discriminación salarial por razón de sexo es un hecho medible y comprobado en nuestro país.

    CCOO ha presentado el informe "#CuidadosSinBrecha. Por hacer más, ganamos menos", en el que se pone de manifiesto esta realidad. Este es un resumen de los datos que nos permiten obtener la radiografía completa:

    1. El salario medio de las mujeres tendría que aumentarse en un 20,9% para igualarse al salario medio anual de los hombres.
    2. Las mujeres cobran 4721 euros anuales menos
    3. Las mujeres soportan una inserción laboral en peores condiciones que los hombres, lo que se traduce en un salario medio menor.
    4. Si las mujeres asalariadas trabajaran a jornada completa con la misma intensidad que los hombres (93%) se eliminaría el 60% de la brecha salarial de género en España.
    5. El 27,5% de las mujeres tuvo un salario anual menor o igual que el SMI, frente al 11,9% de los hombres.
    6. Se sigue dando la segmentación laboral y aquellos trabajos considerados propios de mujeres están peor valorados.
    7. La falta de valor de los cuidados es otra de las causas de la brecha de género.

    Recordamos que en la Administración General del Estado sigue sin hacerse un estudio apropiado de la brecha salarial de género. Las retribuciones variables, como las productividades, son las que pueden explicar los nichos de desigualdad retributiva en la AGE en general, y por razón de sexo en particular. Pero la información sesgada que se aporta de esta partida dificulta cualquier diagnóstico certero y, por tanto, cualquier acción dirigida a la disminución de las discriminaciones que pudieran identificarse.

    Donde no hay datos, no existe el problema.

    Remitimos enlace a la gaceta sindical que dedica este número monográfico a este asunto. En él se incluye también el enlace al informe de CCOO